Oración a la Virgen de Fatima

Oh Santísima Virgen de Fatima

María acompáñame en los quehaceres del día a día,

Ayúdame a servir a los más necesitados,

Ayúdame a llegar al corazón de Cristo,

Para pensar y actuar, según su voluntad,

Enséñame a ser maternal

Que mi hogar sea como,

Donde reine la armonía, la paz, el amor y el gozo.

Por tu intercesión oh Madre mía,

Pedirle a Nuestro Padre Celestial,

Por el bienestar de mis hijos,

Y por su buen camino.

Oh Madre mía, protéjamelos bajo su manto maternal,

Frente a las adversidades de la vida,

Concédeles la alegría, la paz, la unidad, la fortaleza,

La sabiduría y discernimiento.

Ser fieles en el amor de pareja,

En la entrega y ayuda a los demás.

Que nunca olviden que no hay amor más grande que el amor a Dios.

Oh Madre mía, protege a mis seres queridos de todo mal,

Que los llevan a perder el camino del Señor y la alegría de vivir,

Protegenos bajo tu manto de ejemplo y semejanza de la vida de Jesús,

Que seamos humildes, pacientes, comprensivos y

Que sirvamos a los más necesitados,

Llenos de fe y amor a Dios.

Oh María sin pecado concebida,

rogar por nosotros que recurrimos a vos.

Así sea.

Historia de La Virgen de Fatima

La virgen de Fátima se les apareció a tres humildes niños pastores: Lucia dos Santos que nació en 1907 y muere en el año 2005 y sus primos: Jacinta Marto, que nació en 1910 y muere en 1920 y su hermano Francisco Marto, que nace en 1908 y muere en 1918 y en el año 2000 fueron beatificados por el Papa Juan Pablo II. Los tres niños experimentaron la presencia de un ángel, el cual ellos lo llamaban el ángel de Portugal o ángel de la paz, que les enseño algunas oraciones y a rezar por la conversión de los pecadores, los aconsejo como hacer sacrificio cotidiano y como adorar a Dios a través de la eucaristía, siendo esta aparición como preparación, para el gran encuentro con la virgen María, los cuales nuestra señora del rosario, se les apareció por espacio de 6 meses seguidos en la Cova da Iria, Fátima, en Portugal. El 13 de mayo de 1917, hasta el 13 de octubre de 1917.

La oración que el ángel le enseña a los pastorcitos:

Plegaria a la Virgen de Fatima

Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo.

Te pido perdón por los que no creen,

no adoran, no esperan, no te aman.

Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo,

Te pido perdón por los que no creen,

no adoran, no esperan, no te aman.

Les pide que lo reces tres veces, seguidas.

La segunda oración que el ángel le enseña a los pastorcitos:

Oraciones a la Viren de Fatima

Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo,

yo te adoro profundamente y

te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y

Divinidad de nuestro Señor Jesucristo,

presente en todos los Sagrarios del mundo,

en reparación de los ultrajes con los que Él es ofendido.

Por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y

del Inmaculado Corazón de María, te pido la conversión de los pecadores.

Estas oraciones y presentación del ángel, fue como preparación para la llegada de la virgen de Fátima.

El domingo 13 de mayo de 1917, los tres niños salieron como de costumbre a pastorear sus ovejas, a un lugar conocido como Cova da Iría, cuando se les aparece una bella mujer, más resplandecientes que el sol, vestida de blanco, con un manto con bordes dorados y con un rosario en las manos, Les dice: por favor no teman, no les voy a hacer daño. Lucia le pregunta: ¿De dónde eres? y María, le respondió del cielo, su rosario era muy hermoso, sus cuentas

parecían estrellas, con un crucifijo, que era la gema más radiante de todas. Lucia le pregunta: ¿Qué quieres de mí? La virgen le dijo, que su deseo era que regresaran a ese lugar, los días 13 de cada mes, durante 6 meses a la misma hora. Luego te diré quién soy y que es lo que les voy a confiar. Lucia le pregunta que, si sus primitos y ella irían al cielo, y la virgen les responde que Jacinta y ella sí; pero que Francisco tenían que rezar el rosario, para poder ir al cielo.

Le pide que luego de cada misterio orarán:

Oh Jesús mío perdona nuestros pecados,

Líbranos del fuego del infierno,

Lleva todas las almas al cielo,

Especialmente las más necesitadas de tu infinita misericordia.

Francisco expresó no escuchar ni hablar con la Señora, sino solo verla, que solo el rezaba lo que les oía a Jacinta y Lucia. Admirados, corrieron de regreso a sus casas y lo comunicaron a todos, peros sus vecinos y los padres de Lucia lo pusieron en duda; en cambio, los padres de Jacinta y Francisco les creyeron.

En sus primeras 5 apariciones de la virgen, no les dijo quién era, solo cuando se les apareció por 6 vez les revelo que era la virgen María. Les insiste que recen el rosario, para que el mundo, que estaba sufriendo mucho por la guerra mundial alcanzara la paz.

Cuando la Virgen apareció ante los niños el 13 de mayo del 1917, ella les dijo: Tendréis que sufrir mucho, pero la misericordia de Dios estará con vosotros y os dará fortaleza. Según Lucía, mientras la Virgen les decía aquello, una luz proveniente de sus manos los envolvió y ellos, maravillados por aquella visión, cayeron de rodillas y se pusieron a orar.

El 19 de agosto de 1917, cuando la virgen de nuevo se les aparece, les dice: Oren, oren mucho y hagan sacrificios por los pecadores. Son muchas almas que van al infierno porque no hay quien oren e intercedan por ellas.

El 13 de septiembre de 1917, la virgen les vuelve a suplicar, Continúen rezando el santo rosario para alcanzar el fin de la guerra.

El 13 de junio la virgen les anuncia: Que Francisco y Jacinta irían el cielo muy pronto, Sintiendo Lucia una gran tristeza ya que iba a quedar sola. Pero la virgen la consuela y le dice que no se preocupara; yo siempre voy a esta contigo. Nunca te dejare sola, porque mi Inmaculado Corazón te protegerá y te llevará a Dios; tu labor va hacer propagar al mundo entero la devoción a mi sagrado corazón. Y no se le olvide Lucia, Jesús quiere servirse de ti como instrumento para darme a conocer y amar. Dios quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón.

En cada visión que los niños tenían con la virgen; Lucia tenía alguna petición que hacerle, le pedía por algunas personas que deseaban les concedieran la salud y le virgen le decía: que algunas se iban a sanar, pero otras no.

Los mensajes que los niños transmitían eran: el arrepentimiento, la conversión, la oración y hacer penitencia por los pecados de la Humanidad. Día a día los niños experimentaron una transformación profunda, basada en la práctica de la oración, haciendo ayunos, comenzaron a llevar cintas apretados alrededor de la cintura. La actitud de Francisco era silenciosa y contemplativa, Lucia era la que dialogaba con la virgen en cada aparición.

Algunos de los mensajes transmitidos por los niños presagiaban guerras y calamidades en el mundo. Según el relato de Lucía, el 13 de julio de 1917 en la Cueva de Iría, Fátima, les fue confiado el llamado secreto de Fátima, dado a conocer por la Santa Sede durante el pontificado de Juan Pablo II.

Después del relato de la tercera aparición los niños fueron secuestrados por mandato del alcalde de Vila Nova de Ourém y sometidos a castigos físicos con el objetivo de que revelaran el contenido de ese mensaje, pero los niños no le revelaron nada, aunque fueron torturados y amenazándoles que iban a matar a sus padres, pero ni así, lograron que revelaran ningún secreto, porque la virgen se los había prohibido.

El 13 de octubre, una multitud estimada de 70000 mil personas, entre ellas numerosos periodistas, presenciaron la gran señal que había sido anunciada por la Virgen: después de una lluvia torrencial que empapó el suelo y la ropa, el cielo se abrió y vieron como el sol cambió de color, tamaño y posición durante unos diez minutos. Un sol que se pudo mirar perfectamente, ya que su luz era tenue. Después de lo acontecido, la ropa y el suelo aparecieron repentinamente secos.

Se manifiesta que el sol se movía de derecha a izquierda, arriba y abajo, del sol se desprendían rayos y les pide que es ese lugar, se construya una capilla en su honor, capilla que fue el germen del actual santuario de Fátima.

En 1918 llego la gripe, donde los dos hermanos, fueron contagiados y en abril de 1919 dos años después de ver a la Virgen, Francisco muere a los 11 años y Jacinta muere a los 9 años, con grandes dolores, pero mueren ofreciendo todo su dolor por la conversión de los pecadores, murió el 20 de febrero de 1920. Lucía ingresó en el orden de las Hermanas de Santa Dorotea en 1925 y en 1948 pasó entre las Carmelitas del convento de Coímbra, hasta la hora de su muerte en 2005.

Lucía, entrego el tercer secreto el 3 de enero de 1944, en un sobre sellado al obispo de Leiria, un sobre que luego se entregó en 1957, al archivo secreto del Santo Oficio y cuyo contenido fue revelado en 2000.

Jacinta y Francisco fueron beatificados por el papa Juan Pablo II el 13 de mayo del año 2000.

El Papa pronuncia unas lindas palabras a nuestro padre Celestial

Yo te bendigo padre,

porque has ocultado cosas a los sabios e inteligentes y

se los has revelado a los más pequeños.

Yo te bendigo padre por todos tus pequeños, comenzado por la virgen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.